title.site title.site

Jueves, 18 de julio de 2024

Interior

El presidente Azcón participa en el acto homenaje a Miguel Ángel Blanco organizado en Zaragoza

El presidente ha reivindicado que "por dignidad, bajo ningún concepto, podemos aceptar el proyecto político de ETA, que por desgracia sigue vivo"

El presidente del Gobierno de Aragón, Jorge Azcón, participa en el acto homenaje a Miguel Ángel Blanco
El presidente del Gobierno de Aragón, Jorge Azcón, participa en el acto homenaje a Miguel Ángel BlancoFabian Simon

El presidente del Gobierno de Aragón, Jorge Azcón, ha participado esta mañana en el acto homenaje organizado por el Ayuntamiento de Zaragoza a Miguel Ángel Blanco, asesinado hace 27 por la banda terrorista ETA.

Durante el acto, en el que también ha participado la alcaldesa de la capital aragonesa, Natalia Chueca, se ha leído un manifiesto en el que, como ha recordado el jefe del Ejecutivo autonómico en su posterior intervención, “Miguel Ángel Blanco nos unió, nos animó a todos los demócratas a seguir luchando contra el terrorismo y a hacerlo con más tesón que nunca”.

“Miguel Ángel Blanco empujó a toda la sociedad española a dar la cara y salir a la calle para decir “basta ya” y aglutinó a toda una nación bajo aquel ‘espíritu de Ermua' que lo hizo inmortal”, ha señalado el presidente Azcón antes de indicar que “Miguel Ángel nos dio el coraje y nos quitó el miedo. Y desde aquel verano de 1997, nada volvió a ser igual”.

Asimismo, el presidente ha reivindicado que “por Miguel Ángel Blanco y por todas y cada una de las víctimas, no podemos permitirnos que caigan en el olvido”, de la misma manera que ha sostenido que “tampoco podemos olvidar que todavía quedan asesinatos por resolver y que hay asesinos que aún no han sido juzgados”.

“Es una cuestión de dignidad que, bajo ningún concepto, aceptemos el proyecto político de ETA, el mismo que por desgracia sigue vivo, al punto de ser determinante en la política nacional”, ha dicho el jefe del Ejecutivo autonómico.

Por último, el presidente Azcón ha hecho hincapié en que “un asesino siempre será un asesino, un asesino jamás podrá disfrazarse de demócrata, aunque haya quien acepte ese relato y pretenda, por intereses únicamente políticos, blanquear a quienes hace bien poco anteponían las armas a las palabras”.